​​

Te asesoramos para tomar la mejor decisión al Comprar, Vender o Arrendar tu Propiedad, garantizándote resultados!


                                                    Cómo preparar una casa para la venta

En los tiempos que corren, vender una propiedad no es nada fácil. Lo cierto es que la gente busca muchísimo más, compara diversos precios y tarda en decidirse bastante. No es una misión sencilla, por lo tanto, todo lo que podamos hacer para acelerar el proceso será bienvenido. Si queremos conseguir buenos resultados, necesitamos aprender una serie de normas que nos enseñarán cómo preparar una casa para la venta. Inversiones mínimas y detalles que harán que nuestra vivienda se muestre mucho más apetecible al comprador.

(1) Aunque parezca algo sin importancia, lo primero que debemos hacer a la hora de vender nuestra casa es creernos la venta. Este cambio de actitud hará que veamos la propiedad como una mercancía, y por tanto, podamos venderla mejor al posible comprador. Debemos decirnos a nosotros mismos que ya no es nuestro hogar e incluso, imaginarnos dando las llaves a otra familia.

(2) El siguiente paso es despersonalizar la casa. Es decir, borrar todo tipo de recuerdo familiar como fotos que hablen de nosotros y los nuestros. Tenemos que intentar que el futuro comprador se vea viviendo en esta casa y si está llena de fotos y retratos familiares, esta ilusión por comprar se verá eclipsada en algunos momentos. Por tanto, la mejor opción es intentar eliminar del entorno todos nuestros artículos personales.

(3) Para preparar una casa para la venta, quizá tengamos que hacer algún tipo de inversión, siempre intentando que sea una inversión mínima. Revisemos puertas, ventanas, suelos, etc. Si vemos que algo está deteriorado, no nos quedará más remedio que cambiarlo. No es necesario optar por los materiales más caros. Aunque no sean los mejores, al ser nuevos darán muchísima mejor impresión. Intentemos por tanto que los elementos del baño reluzcan, que los suelos estén uniformes con colores neutros y que las puertas y ventanas cierren correctamente, entre muchas otras cosas.

(4) Las casas con menos muebles suelen venderse antes. Esto es debido a que la visión espacial del lugar cambia. Los posibles compradores pueden imaginar mejor cómo quedarían sus propios muebles en cada una de las estancias. Además, las habitaciones parecerán mucho más amplias. Así pues, será necesario ir retirando muebles que puedan estorbar en el paso o que sean demasiado grandes.

(5) Es imprescindible que los posibles compradores se encuentren la casa limpia. Para ello, tendremos que realizar una limpieza a fondo. Quita telarañas, desempolva los pocos muebles que muestres, limpia ventanales y refrigerador. Además, si es posible, intenta pulir y encerar el suelo para que brille. Si en la cocina hay aroma a café y tostadas, sería tal vez una buena forma de transmitir que tienes un hogar acogedor.

(6) Un punto muy importante en la preparación de una casa antes de venderla es la pintura. Es un recurso económico que hará cambiar por completo nuestra casa; y es que con una mano de pintura, cualquier habitación parecerá mucho más nueva y luminosa. Intenta elegir colores claros para que puedan captar mejor la luz. Además, si es el caso, deberás barajar la opción de pintar la fachada, que es lo primero que se ve de la casa.

(7) Por último, es importante tener cuidado con los exteriores, en el caso de que tu casa los posea. Cortar el césped, arbustos y plantas será imprescindible para dar una impresión de orden y pulcritud. No queremos por nada del mundo que el futuro comprador piense que es una casa dejada y abandonada, así pues, intentemos llenarla de plantas y colorido, que siempre da mucha vida..!